Akash escribe sobre el Trabajo

“Hace unos años, me adentré en la Comunidad de Osho en Puna, algo a lo que me había resistido durante 25 años – y me encontré a mí misma atraída hacia estos extraños movimientos. Llevada por un impulso, me inscribí en un curso intensivo de formación de 6 semanas. Lo que vino después fue la horrenda y terrible experiencia, a la edad de 54 años, de llevar a mi cuerpo en baja forma física y poco dispuesto a unos límites imposibles.

Me quedé bloqueada, pataleando y llorando, resistiéndome todo el tiempo, hasta que en un momento mágico me sentí totalmente centrada, y en calma… Después seguí para explorar una nueva realidad. Me formé como instructora, y actualmente enseño a cualquier persona que quiera buscarse a sí misma a través de (como uno de mis estudiantes dice) esta forma poco conocida de ¡tortura!

No somos bailarines. Todos buscamos nuestra propia verdad, a través de las danzas y los Movimientos.
Todos nosotros tomamos un tiempo para seguir este camino, mientras que nos involucramos plenamente en la vida, a todos los niveles. 

Este trabajo no puede hacerse como un hobby, o un pasatiempo, ni se trata de un camino fácil para conseguir una buena condición física y un estado saludable. Requiere un firme  compromiso con uno mismo y con la vida.

Ni mucho menos hemos llegado a los niveles de precisión explicados por Gurdjieff. Esto es un trabajo en curso, y nosotros nos observamos, tal como somos, con fallos y con todo. El proceso de aprendizaje de estas danzas es tan beneficioso como su propia ejecución. Mediante una serie de movimientos concretos, aprendidos en silencio, acompañados de una música específica, tenemos la oportunidad de volvernos más conscientes de nuestro diálogo interior. Sin las distracciones de la conversación y de la presión de nuestra “rutina cotidiana”, podemos fijarnos en nuestros sentimientos, en nuestras reacciones, y en el lugar del cuerpo donde sentimos dolor y tensión. 

Nos vemos a nosotros mismos luchando, comparando, juzgando, recreándonos, rindiéndonos, enfadándonos, poniéndonos tristes o frustrándonos, y finalmente, soltando y aceptando.Después sentimos cómo el cuerpo va haciendo los gestos sin esfuerzo, sintiendo el flujo de energía que parece conectarnos a todos con algo más grande que nosotros mismos.

Aprender los Movimientos es aprender a moverse conscientemente por la vida.

Para aquellos que estén preparados, dentro de la seguridad del grupo, compartir ofrece la oportunidad de explorar cualquier cosa de lo que se hayan dado cuenta durante los Movimientos y las meditaciones bajo la supervisión de un terapeuta cualificado. "


JOURNEY TO INACCESSIBLE PLACES :: GURDJIEFF SACRED DANCE RETREAT
INDIA :: PORTUGAL :: ISRAEL


© Photo credit: Gili Chen